This movie requires Flash Player 9
Diptero
Certificaciones
Vitas Online
  • - Visitas totales: 511,325
  • - Últimas 24 horas: 0

Escarabajos contra el hielo en aviones y aerogeneradores

Publicado por el 14 mayo 2018 •

La respuesta a un problema histórico de la navegación aérea y de otros campos como la energía eólica podría estar en el desierto de Namibia; más concretamente, en una pequeña parte de su biodiversidad.

Los escarabajos, son de una estructura dura que le sirve para proteger a las alas posteriores. Junto con estas alas duras, posee un duro caparazón. La gran variedad de especies existentes,  son del orden de los coleópteros.  Viven en casi cualquier lugar, pues se trata de animales muy adaptables a distintas condiciones de vida como en bosques, prados, selvas, tierras de cultivo, estanques y hasta en playas, desiertos, grutas y pantanos.

Los escarabajos, son de una estructura dura que le sirve para proteger a las alas posteriores. Junto con estas alas duras, posee un duro caparazón. La gran variedad de especies existentes, son del orden de los coleópteros. Viven en casi cualquier lugar, pues se trata de animales muy adaptables a distintas condiciones de vida como en bosques, prados, selvas, tierras de cultivo, estanques y hasta en playas, desiertos, grutas y pantanos.

En ambientes gélidos extremos, el hielo se convierte en el gran enemigo de superficies como palas de aerogeneradores o alas de aviones. Este problema es un viejo conocido en el ámbito aeronáutico pero, paradójicamente, podría encontrar su solución en el desierto de Namibia, uno de los lugares más áridos del planeta.

Unos pequeños escarabajos del género Stenocara se han adaptado a vivir en un desierto con precipitaciones mínimas, recolectando con su caparazón la humedad de la niebla matutina. Con un patrón alterno de zonas repelentes al agua y pequeñas protuberancias que favorecen la condensación de gotitas de rocío, estos escarabajos beben las gotas que resbalan hasta su boca por los canales de su caparazón.

Un grupo de científicos del Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia (Virginia Tech) creen que sería posible replicar químicamente este diseño no para acumular agua, sino para evitar que se acumule y se congele formando hielo en la superficie de estructuras.

Modificando el espaciado entre zonas repelentes y zonas que atraen el agua, se podrían crear zonas libres de condensación y puntos que favorecieran la completa evaporación de las gotas, rompiendo así la tendencia natural de formar puentes de hielo que se extiendan a toda la superficie.

Si esta solución tiene éxito, la fabricación de piezas para industrias como la aeronáutica o eólica sería mucho más fácil y ahorraría grandes sumas de dinero en control de congelaciones.

El desierto del Namib se encuentra en África, se extiende a lo largo de la costa de Namibia, entre el río Orange, que marca la frontera con la República de Sudáfrica, al sur, y el río Kunene, entre Namibia y Angola, al norte. Tiene una longitud de unos 2.000 km, una anchura que varía entre 80 y 200 km y una extensión cercana a los 81.000 km². Su nombre, Namib, significa en lengua nama «enorme».

El desierto del Namib se encuentra en África, se extiende a lo largo de la costa de Namibia, entre el río Orange, que marca la frontera con la República de Sudáfrica, al sur, y el río Kunene, entre Namibia y Angola, al norte. Tiene una longitud de unos 2.000 km, una anchura que varía entre 80 y 200 km y una extensión cercana a los 81.000 km². Su nombre, Namib, significa en lengua nama «enorme».

Fuente:www.imnovation-hub.com

Comentar