Los bichos están lejos de buscar las cámaras y la fama para hacer noticia.

Lo que es entomológicamente claro, aunque parezca inverosímil, que los insectos son las criaturas más exitosas del reino animal, adaptables al medioambiente, viven en tierra, aire y agua; en los desiertos, en las cimas de montes nevados y en los lagos helados; además por su tamaño tan diminuto, caben en lugares muy reducidos y tampoco necesitan mucha comida para vivir. A diferencia de los mamíferos, peces, reptiles y aves, no tienen columna vertebral; pertenecen al grupo de invertebrados llamados artrópodos, es decir tienen un exoesqueleto duro que los protege y patas articuladas; las alas, les permiten escapar del peligro, encontrar una pareja en un vuelo nupcial y buscar comida en espacios amplios y extensos.

Hoy en día, existen más de un millón de especies y hay muchas más en espera de ser descubiertas; cada género es miembro de un grupo u orden más grande constituido de otros insectos con las mismas características morfológicas, taxonómicas y filogenéticas.

Los primeros insectos con alas, que hicieron noticia un día, habitaban la tierra en los bosques pantanosos del período Carbonífero hace más de 300 millones de años, en aquel tiempo existían libélulas del tamaño de una gaviota, escorpiones y milpiés de un metro; antiguos restos muestran que algunas de estas especies fueron muy similares a las actuales; aunque la mayoría de los vestigios encontrados, representan grupos de insectos que ya no viven.

Un dato importante de la causa, es la observación de los fósiles como único medio para entender la evolución de los insectos, ya que al ser estos pequeños y delicados, la mayoría se descompuso antes de quedar atrapados en sedimentos de tierra y fosilizarse. Con muy pocos antecedentes prehistóricos en los cuales basar las conclusiones, nadie está seguro de cómo evolucionaron y de cómo llegaron hacer noticia un día y a estar presentes, en casi todos los rincones del planeta. Clasificados en diversas especies, familias, géneros y órdenes; tanto rastreros como voladores, con y sin antenas, con diferentes órganos bucales, alimentación, agujas perforadoras, tubos de succión largos y esponjas absorbentes.

De igual forma, es importante aclarar que el ámbar es la resina fósil de los pinos que existieron hace más de 41 millones de años; conforme esta laca escurrió a través de los troncos, los insectos atraídos por el olor dulce, quedaban adheridos en la superficie pegajosa. Con el tiempo, la resina con los insectos atrapados se endureció y quedó enterrada, estos hallazgos, han servido para el estudio de entomólogos y paleontólogos, estudiosos del origen de las especies.

Desde las sagradas escrituras que los insectos están presentes en los anales de la historia, hicieron noticia: moscas, langostas y mosquitos, los cuales asolaron a la humanidad como castigos divinos para la visión de los creyentes, o por factores de bruscos cambios climáticos para los agnósticos; en efecto, durante el transcurrir del tiempo, así como aparecieron, después desaparecieron como luciérnagas en la oscuridad.

A lo largo de casi dos siglos, los paleontólogos que han estudiado el ámbar han encontrado insectos, arácnidos, cangrejos, plantas, hongos, nematodos, plantas, microorganismos e incluso algún trozo de un animal vertebrado más grande.

Para muestra un botón, en el año 541, la ciudad de Constantinopla, padeció una de las peores pestes, que se tenga conocimiento, esto a causa de la bacteria yersinia pestis, la cual transportaban las pulgas con sangre contaminada y que siglos después volverían a rebrotar en Europa durante los años 1347 a 1350 con la peste negra o peste bubónica.

De igual importancia, la enfermedad del virus del Nilo occidental, apareció por primera vez en los Estados Unidos en el año 1999. Mosquitos infectados diseminaron el agente patógeno, cuya sintomatología se manifestaba con fiebre, dolor de cabeza, rigidez en el cuello, desorientación, estupor, convulsiones, pérdida de visión, entumecimiento y parálisis. Paradójicamente, el animal que más humanos mata, es el mosquito, a pesar de su insignificante tamaño, es el ser vivo más letal. En aquella época el mosquito, culex pipiens, hizo noticia y tal vez continuará haciéndolo.

Por otra parte, en los géneros como la literatura y el cine, los bichos también hicieron noticia un día, una de las grandes obras maestras de las letras: La Metamorfosis del escritor checo Franz Kafka. El relato comienza cuando una mañana, después de padecer una pesadilla, un hombre se despertó, eclosionado y convertido en una cucaracha, el sujeto ve entorpecida la comunicación con su entorno, más una suma de problemas de índole familiar, al verse reducido a un insignificante insecto y finalmente muere.

Del mismo modo, el largometraje La Mosca, del norteamericano David Cronenberg, estrenada el año 1986; también puso en el tapete a la plaga número uno de las plagas, la mosca, el argumento estaba centrado en un científico, Seth Brundle, que descubrió la teletransportación; el experimento radicaba en enviar materia desde una cabina hacia otra, distantes a un par de metros, en eso estaba, en un ensayo con su propio cuerpo para teletransportarse, cuando se filtró una mosca en una de las cabinas, esto ocasionó una mutación en el cuerpo de Brundle, un cambio en los genes, que se verían reflejados con el transcurrir de las horas. En aquel tiempo las moscas hacían noticia con esta creación del séptimo arte.

Pero salgamos un poco de este viaje desde la máquina el tiempo, donde las pulgas y los mosquitos, más que hacer noticia, causaron una verdadera carnicería humana, una masacre con letales gérmenes y bacterias que transportaban y transmitían, mataron a más personas que todas las guerras de la humanidad juntas.

 Es importante considerar que, el Hombre Araña, Spiderman, fue inspirado en la araña tigre, Scytodes globula, el argumento central se basaba en un joven estudiante que fue mordido por un arácnido en un laboratorio y quedó con poderes y habilidades extraordinarias, después se convirtió en un superhéroeque atrapaba e inmovilizaba a los villanos, al lanzar una red, que envolvía a los malhechores, para hacer justicia con sus propias telas.

Como un dato de la causa, en los comienzos de su carrera tenística, en el año 1994 en el torneo de Hilversum en Netherlands, en aquel tiempo Holanda, ahora Países Bajos, un joven Marcelo “Chino” Ríos, se jugaba el paso a la final del torneo ATP frente al checo Kavel Novacek, y una avispa se metió en una lata de bebida del zurdo de Vitacura, para morderlo en el labio, justo cuando en el descanso bebía la gaseosa, finalmente el chileno perdió y la avispa murió.

Entre tanto, a finales del año 2007, fueron las garrapatas que hicieron noticia, Rhipicephalus sanguineus. Pocos meses antes de dar a luz a su primera hija, la cantante mexicana Thalía, sufrió la mordedura de una garrapata, cuando se hallaba en una zona boscosa en donde practicaba ejercicios de yoga y meditación, este accidente le provocó la enfermedad de Lyme, alteración que afecta a la piel, el corazón, el sistema nervioso, las articulaciones y hasta la muerte.

Después de esto, en octubre del año 2020, una mosca hizo noticia, al ser la invitada de piedra en el debate por la presidencia de los Estados Unidos. El insecto se posó sobre el cabello blanco del republicano Mike Pence, sin inmutarse, como si el pelo fuese una luz ultra violeta, la imagen de la mosca sobre la cabeza de Pence, desató comentarios y memes en las redes sociales, la mosca dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos.

Suma y sigue, en abril del 2023, fueron las termitas que invadieron la lujosa mansión de Shakira en Miami, valorada en 10 millones de euros, con grandes ventanales y casi mil metros cuadrados construidos, ubicada en North Bay Road, uno de los distritos más elitistas de Miami Beach. La diva durante un tiempo no pudo habitar su ostentosa residencia, debido a la presencia de estos insectos xilófagos, que hicieron noticia un día, comieron de la madera más noble, cantaron y se marcharon.

Agregado a lo anterior, en diciembre del año 2021, en el puerto de Lirquén, en Chile, fueron los chinches apestosos de manchas amarillas, Erthesina fllo, que venían como polizones en los embarques de autos nuevos, provenientes desde Asia. Gracias a una vigilancia entomológica del personal perteneciente al Servicio Agrícola y Ganadero SAG, los chinches fueron detectados a tiempo e impidieron que el insecto colonizara en la región del Biobío, dicho sea de paso, digamos que este bicho es muy peligroso para el sector forestal, ya que se alimenta de las hojas del sauce, álamos, pino y de la savia de plantas y árboles frutales. 

En tierras argentinas, los bichos también hicieron noticia, cuando en marzo del año 2023, Ricky Martin, se presentó en el estadio Santiago Amalfitani, en el barrio de Liniers, en la ciudad de Buenos Aires, de pronto, sin previo aviso, un enjambre de trips, Thysanoptera, invadió el recinto, la multitud creía que eran piojillos de palomas, pero se trataba de trips, parásitos presentes en los cultivos y en los brotes de flores y plantas, aunque son inocuos y no revisten peligro para las personas, los bichos causaron muchas molestias en los espectadores presentes en el recital del puertorriqueño, autor de la vida loca y de otros hits.

Para bien o para mal, los bichos siempre se mantendrán en el avispero mediático de la opinión pública, aunque no busquen la atención, por ejemplo la aparición y llegada del avispón asiático, Vespa mandarina, el cual cruzó el océano para llegar hasta el continente americano, cuya probóscide o aparato bucal, puede causar la muerte en los humanos, un solo avispón puede matar hasta 40 abejas por minuto y treinta individuos pueden aniquilar una colonia de treinta mil abejas en pocas horas, un magro evento de esta naturaleza, podría marcar la pauta de una crónica roja en las pautas de los noticieros.

Cabe señalar que, tampoco se puede obviar a la avispa chaqueta amarilla, Véspula germánica, aunque tampoco existen fuentes fidedignas, se dice que ingresó a Chile por el puerto de Valparaíso en el año 1968 al interior de unos contenedores, como asimismo se conjetura que se introdujo como control biológico para controlar a una plaga de polillas que atacaba a los pinos, ya que se alimentaba de larvas de la polilla y se convirtió en un enemigo natural. De un modo u otro, fueron noticia, entre finales de la década del sesenta y principios del setenta y llegaron para quedarse.

En resumen, hasta hace poco tiempo, las chinches de cama, Cimex Lectularius, hicieron noticia en Paris. Estos diminutos parásitos conocidos por sus picaduras nocturnas en la búsqueda de la sangre humana, ya no solo habitan en los colchones, en la ciudad luz, se les puede encontrar en cualquier parte, desde el transporte público, salas de cine y escuelas, los chinches han causado una verdadera psicosis entre los parisenses.

Cabe hacer mención, que cuando en un país se detectan insectos, considerados plagas, los entomólogos de los gobiernos son los encargados de importar especies para realizar control biológico, así ocurrió en Chile con la chinita arlequín, Harmonia axyridis, especie introducida; es un coleóptero proveniente desde Asia, se introdujo con el fin de controlar a los pulgones que atacaban a los parronales de la vid, pero lamentablemente debido a su voracidad y gran tamaño, ha provocado ataques en la chinita nativa, los coccinélidos, las cuales representan una vital importancia en el ecosistema, mucho más que simbolizar la buena fortuna, por tanto el remedio resultó peor que la enfermedad.

Por último, en septiembre del año 2021, en Chile, los chinches del arce, Boisea trivittata, inundaron las principales plazas de la región metropolitana, los primeros avistamientos se originaron en la comuna de Pudahuel, cercana al principal aeropuerto de la ciudad, se cree que viajó en la maleta de un pasajero proveniente desde Canadá o Estados Unidos, donde el chinche del arce tiene su origen, la presencia por montones en las arboledas y en los ventanales de las casas en la búsqueda de refugio, provocó la natural preocupación en los vecinos, y aunque no es hematófago, se alimenta de la semilla del arce, un árbol ornamental presente en las principales plazoletas y áreas verdes de parques y jardines; los matinales de los diversos canales de televisión, reporteaban la presencia del insecto, que hacía noticia sin buscarla.

Para concluir, los bichos, como todo ser vivo, siempre buscarán la supervivencia, es algo básico en todos los seres vivos, desde una planta hasta un pájaro y los insectos no son la excepción, así lo explicaba Charles Darwin en su libro La Teoría de la Evolución de las Especies, por algo existen más de un millón de especies de insectos y faltan aún muchos más por ser descubiertos. Para quienes gustan de las estadísticas y de los números, por cada ser humano en la tierra existen alrededor de doscientos mil bichos.

Por ende, siempre harán noticia en cualquier rincón del planeta, ya sea la mosca de la fruta, la presencia o avistamiento de un mortífero mosquito, la mordida de una araña, gorgojos en granos almacenados en un barco carguero, una pulga en la oreja, una mosca en la sopa, en fin, los bichos siempre harán noticia, el día menos pensado, sin buscarla.

Necesitas ayuda? Chatea con nosotros